Quinientas cincuenta mil familias cafeteras a paro.

Pequeño caficultor de Nariño
Hoy 25 de febrero 550.000 familias cafeteras de Colombia van a paro.

Causa tristeza que actividad cafetera, que durante más de cien años fue sentando las bases de la industrialización y desarrollo de Colombia, país del Sagrado Corazón, se vea obligada a declararse en paro como protesta por los males que aquejan a las quinientas cincuenta mil familias colombiana que hoy dependen de la producción y venta del café.

El gobierno y, curiosamente, la Federación de cafeteros que los agremia, no están de acuerdo con el paro y acuden tanto a las manidas razones de infiltrados con intereses ajenos a la problemática cafetera, de que la mayoría de los cafeteros no apoyan el paro, que se está tratando de minar la institucionalidad del país, como  a la amenaza de que no se aceptará la alteración del orden público y, que en síntesis, el paro es innecesario e inconveniente.

Sin embargo los problemas de esta actividad económica expresados por los mismos cafeteros en Nariño,  el 30 de enero de este año no dejan dudas acerca de que no basta dar ayudas y subsidios de 60 mil pesos por carga comercializada puesto que la crisis toca fondo:

Toca fondo porque a pesar de haber aumentado el número de productores y el área sembrada, la producción ha disminuido, asunto que denota una baja en la productividad.

Toca fondo porque no basta con tener unos cuantos lotes de café de alta calidad, ni "tazas de excelencia" esporádicas, y seguir manteniendo una tradición de café para vender en bultos.

Toca fondo porque la mano de obra barata mantiene a los vinculados a esta actividad en condiciones de pobreza.

Toca fondo porque la administración de las fincas cafeteras debe ser mejorada mediante educación empresarial especializada en el tema cafetero e incrementar el uso de tecnología para mantener o lograr un mejor producto.

Toca fondo porque el precio interno del café debe ser estabilizado por parte del gobierno, acudiendo a subsidios tal y como lo hacen otros países con productos agrícolas destinados a la exportación.

Toca fondo porque en Colombia se está consumiendo café importado.

Toca fondo porque el precio de los agroquímicos mantienen esta actividad en condición de pérdida.

Toca fondo porque los cafeteros, los propios cafeteros, necesitan avanzar hacia el conocimiento de quiénes son sus consumidores puesto que los consumidores internacionales creen la mentira de que una buena parte del precio que pagan por su café llega a los productores.
Finca cafetera de Buesaco, Nariño
Toca fondo porque la pobreza de cafeteros choca con la sostenibilidad del cultivo, asunto que es determinante en el cultivo y procedimientos adicionales del café, y muchas veces se pierde la cosecha por falta de recursos para su mantenimiento. La pobreza incide negativamente en el volumen de café de calidad, porque debe ser escogido, y al campesino le importa más la cantidad ya que obtiene ingresos, sin los costos adicionales que implica el café de calidad.

Toca fondo porque las condiciones administrativas de la actividad cafetera son precarias: no se lleva contabilidad, no se hacen estudios de costos, no se mide si la actividad es productiva o no, la carencia de un enfoque administrativo no facilita la administración de personal ni su capacitación, ni los controles debidos a los inventarios y mantenimiento de máquinas.

2 comentarios:

GILDARDO JURADO LOPEZ dijo...

Por estas y muchas razones mas es que decidimos asumir y corriendo muchos riesgos en participar en toda la cadena productiva desde hace 2 años mas o menos, desde los cultivos, la industrializacion, comercializacion y exportacion de nuestro cafe on CERTIFICACION D.O E I.G. de Nuestro departamento de Nariño e involucardno activamente a TODOS NUESTROS PEQUEÑOS CAFICULTORES

mibloginblogger dijo...

Es duro por o que pasan los cafeteros, esperemos como reacciona el gobierno cuando lo ricos del sector bananero también decidan realizar un paro

About

Wikio – Top Blogs
mundocolombia.com
estamos en

Contactos